fbpx

Edificio Rectoría

Es la sede administrativa de la Corporación.

En el primer piso se encuentra el Salón de los Mapas.

En el segundo piso se encuentra el despacho de la señora Rectora y la oficina del Jefe de Infraestructura y Servicios Generales.

En el tercer piso se encuentre la Dirección Administrativa y Financiera, el Departamento de Tesorería, el Departamento de Contabilidad y la Sección de Infraestructura y Servicios.

 

Biblioteca "Juan N. Mojica Angarita"

La biblioteca lleva el nombre de Juan Nepomuceno Mojica Angarita, nacido en el Cocuy (Boyacá) el 3 de diciembre de 1891. Bachiller del Colegio Mayor del Rosario, obtuvo su título de Doctor en Ciencias Jurídicas y Sociales en la Universidad Nacional de Colombia, donde además se desempeñó como profesor, siendo uno de sus alumnos Jorge Eliecer Gaitán. Fue juez de varias poblaciones boyacenses: Miraflores, Moniquirá y Soatá, así como de la población casanareña de Orocué, en donde contrajo matrimonio con doña María Lucía García Orjuela. Fue Juez y Notario de Santa Rosa de Viterbo. Ejerció su profesión con gran altura y honestidad. Militó en el partido Liberal en donde sus convicciones ideológicas lo llevaron a unirse a la causa del inmolado líder Jorge Eliecer Gaitán, siendo presidente del Directorio Liberal Gaitanista del Meta, lo que le causó serias persecuciones partidistas. Autor de un tratado denominado “Petróleos”. Escribió en la revista La Razón de Juan Lozano y Lozano y en varios periódicos nacionales y regionales sobre este tema. Falleció en Orocué el 24 de abril de 1962.

 

La biblioteca “Juan N. Mojica Angarita” supera los 30.101 ejemplares cuyo valor se estima superior a los $800.000.000 de pesos. A la fecha cuenta con 32 suscripciones entre periódicos y revistas.

 

Posee un convenio con la Biblioteca Luis Ángel Arango del Banco de la República, en que permite acceder a más de 1.500.000 libros. El título escogido será recibido en un término no mayor a tres días.

 

Cuenta con los siguientes portales: PROQUEST, EBRARY, E-BOOKS y se aplica el Sistema Integral de Automatización de Bibliotecas de la Universidad de Colima (siabuc).

 

Sus instalaciones físicas, cómodas y elegantes que de manera simultánea permiten a 120 estudiantes un lugar tranquilo para el estudio. Los libros editados pueden ser adquiridos consignando a la cuenta de Colpatria No. 094207933 y remitir la copia al Fax No. 57-8-662827 indicando la dirección a donde se debe a vuelta de correo remitir el libro.

 

Paraninfo “Fernando Soto Aparicio”

En homenaje al escritor colombiano nacido en Tasco Boyacá en 1933, criado en Santa Rosa de Viterbo ha dedicado toda su vida al ejercicio de la escritura, Cincuenta y cinco libros publicados, centenares de artículos en periódicos y revistas del país y de otros idiomas y latitudes, guiones para cine, y cerca de cinco mil libretos para programas dramatizados de televisión, así lo acreditan. Además. En numerosos escenarios del exterior, y en casi todos los rincones del país, ha hecho presencia con sus conferencias, talleres, tertulias y conversatorios, entre docentes, particulares y estudiantes de distintos niveles, tanto en primaria como en secundaria y en los diferentes procesos universitarios de pregrado y de postgrado.

 

Ha cultivado con la misma pasión y fortuna los más disímiles géneros literarios: novelas, poemas, cuentos, obras de teatro, literatura infantil y juvenil. Sus libros poseen una extraña vigencia, y es así como obras publicadas hace medio siglo siguen leyéndose porque no han perdido actualidad, y son testimonios vivos, beligerantes, combativos, de la realidad colombiana y de la dolorosa historia de América. Su prosa tiene el poder de la denuncia, pues Soto Aparicio nunca le ha tenido miedo a la verdad, porque considera que el escritor es el vocero de una sociedad muda; su poesía es cálida y comunicante, y hace años que en diferentes sitios de nuestro idioma los enamorados la utilizan para la ironía y el humor negro, y casi siempre una honda vena de ternura y de esperanza, son características esenciales de su trabajo, así como la devoción por la mujer, ciudadana por excelencia de un mundo al que sólo podrá reconstruir desde las ruinas.

En este lugar se realizan Ceremonias de Grado y Conferencias.

 

Edificio "Marachuare"

Este nombre proviene desde la conquista española. Es el Cacique de Marachuare en los Llanos de San Juan. Marachuare entra a la historia de brazo de la fantasía. Cuenta Fray Pedro Simón, que en Suamox existía un famoso templo en el cual sacerdotes impúberes, llamados Moxa, eran educados para ser vendidos a los Caciques del altiplano cundiboyacense, con el fin de ser sacrificados en la época de las cosechas, cuando se celebraba la mayor de las fiestas en homenaje al sol. En compañía de Nenqueteva, el misionero del sol, los Moxa recorrían los Llanos de San Juan en larga travesía. Por la Cordillera Oriental descendían al Valle Sogamoso; aquí en el Templo Sugamuxi; lugar sagrado de los Chibchas se iniciaba el ritual: Los Moxa eran degollados con cuchillos de caña, con su sangre se ungían algunas peñas y sus cuerpos eran abandonados en los altos de las montañas para que los devorara el sol.

 

En este edificio se encuentra el Instituto de Informática y el Auditorio Carlos Javier Sabogal Mojica, además el Laboratorio de Redes y Mantenimiento de Computadores en el cuarto piso.

 

Edificio “Narciso Matus”

Este nombre se da en homenaje a Narciso José Matus Torres, nacido en Arauquita (Arauca) el 7 de abrirl de 1934. Bachiller del Colegio José Joaquín Ortiz. Obtuvo su título de abogado en la Universidad Externado de Colombia de Bogotá en 1959. Se especializó en México en Indigenismo. Casado con Mary Esperanza Díaz Matus, con quien tuvo cinco hijos: Narciso Eduardo, Luz Esperanza, Mará Josefina, José Luis y Francias Jacobo. Su amor por el campo hizo que se volviera un servidor infatigable del campesino y el indígena. Llevándolo a posiciones importantes en el Ministerio de Gobierno y los llamados Territorios Nacionales como Comisario.

 

Su designación como Alcalde de Villavicencio lo vinculó de lleno a la política en el Departamento del Meta, en donde en poco tiempo, con gran carisma, se hizo Jefe partidista creando el movimiento “Conservatismo Popular”, que lo llevó a la Gobernación del Meta. Diputado a la Asamblea y Concejal por Villavicencio y otros municipios metenses.

Fue asesinado el 18 de marzo de 1987 víctima de la violencia, habiendo siempre enarbolado la bandera de la paz durante todo su trajinar político.

 

Edificio “Hermana Alfredo De San Marcos”

Homenaje a la hermana “Alfredo de San Marcos” de la Comunidad de las Hijas de la Sabiduría, quienes se radicaron en esta ciudad en 1905 ejerciendo una excelsa labor en el campo de la Educación de sus hijas.

 

La Corporación Universitaria del Meta celebra anualmente el Banquete de la Confraternidad, constituido en homenaje a aquellas personas que, a juicio de nuestra academia, así lo ameritan; en su Vll versión en Rector pronunció el siguiente discurso:

 

En los anteriores turnos hemos rendido homenaje a un insigne capitán de agua dulce, José Antonio Barrera; a un líder cívico, Don José Botero Villa; a un destacado periodista, Leonidas Castañeda; a un sabio abogado, Doctor Guillermo Fernández Luna; a un connotado dirigente deportivo, Don Gilberto Gómez Reyes; al mejor de nuestros músicos Maestro Gil Arialdo Rey Roa; y a un magnifico escritor, Fernando Soto Aparicio.

 

Para este año hemos seleccionado a la Hermana Alfredo de San Marcos. Un 13 de septiembre de 1907 nació en la ciudad de Bogotá, en un hogar cristiano en donde fue bautizada con el nombre de Blanca Virginia Izquierdo Salazar. Miembro de una prolífica familia, fue la número 11 de la prole. A la edad de 27 años profesó como Hija de la Sabiduría en la población francesa de Saint Laurent Sur Sevre. Este 2 de Febrero, sería una fecha constante en su mentalidad. Mucho debió repasar los sinsabores que deja la postguerra.

 

Su diploma como enfermera en esas latitudes y arriba en el año 1941 a la llanera población de San Martín en el Meta. Su disposición la encomendará en Bogotá, Choachi y el Calvario. En 1948 es enviada al Canadá a atender los hospitales que la congregación poseía en esta norteña tierra. En 1953 regresa a Colombia en donde es asignada al Instituto Roosevelt de Bogotá y en el año de 1954 llega al Hospital General de Villavicencio Luis de Monfort, para ya nunca más abandonar estas tierras. En Abril de 1958 funda el Hospital San José en Acacias. En 1963 es Misionera en el Tuparro vichadense.

 

Corría el año 1964 cuando regresa a Villavicencio, en donde se impregna del dolor y visitando las chozas de los alrededores, encontró que la miseria, el hambre, la desnutrición, la enfermedades. La ignorancia, y muchas veces la soledad eran (y siguen siendo hoy) las compañeras inseparables que aquellos que viven empobrecidos, marginados y olvidados. Inquieta y preocupada por esta situación, propone a sus superiores el deseo y la necesidad de organizar algo a favor de los más necesitados. Fue así como el dos (2) de Febrero de 1967, nació la Sopa Popular, que en el mes de Julio del mismo año se le dio nombre y reconocimiento jurídico de: Obra Social Promoción de la Familia Obrera, Sopa Juan XXIII.

 

La obra, dicen las monjas, ha pasado por muchas dificultades y tropiezos pero las Hijas de la Sabiduría, fieles al Carisma y a la Espiritualidad recibidas de sus fundadores continúan luchando, para sostener esta noble iniciativa que está cumpliendo 32 años de servicio al obrero, al niño, al anciano, a la madre cabeza de familia y en fin al empobrecido de Villavicencio, sus alrededores y municipios vecinos, y aún de otros departamentos, de donde proceden gentes desplazadas por la violencia. La sopa se inició con 20 platos y hoy todos los días de lunes a viernes se sirven de 180 a 200 tazas, unos la toman ahí en el comedor de la institución y otras personas la llevan para compartirla en sus hogares. En la medida de lo posible se han entregado y se entregan pequeños mercados y ayudas en consulta médica y compra de drogas.

 

El objetivo de la obra va más allá de las ayudas antes mencionadas y con la colaboración del SENA y de personas particulares se ha logrado en años anteriores capacitar grupos de personas con curso de modistería, panadería, cerámica a fin de abrir caminos de solvencia económica a quienes los realizan. La Hermana Alfredo de San Marcos permaneció 15 años al frente de esta bella y grande obra, incansablemente hasta ser minada su salud, por lo que fue trasladada a la enfermería de Bogotá, en donde el Señor tuvo a bien llamarla a su casa el 26 de Febrero del presente año. Noventa y dos bondadosos años de existencia marcados por la humildad de una buena cristiana y la sencillez, el servicio y la abnegación que el evangelio predica. Y por sobretodo, que al igual que el Divino Maestro, multiplicó los panes.

 

Personalmente, tuve tres oportunidades en la vida de tratarla. La primera vez que la vi, en los remotos años de mi juventud fue cuando vi a una monja espigada que recogía desechos de verduras por los camellones de nuestra vieja plaza de mercado San Isidro. Mi hermana lucía me la señalo y con mucho respeto me dijo “es para darle sopa a los pobres” Una segunda vez en el almacén de un amigo en donde entró a retirar unos elementos de aseo. La felicité por su obra y ella me invitó a tomar sopa. Nunca fui, tal vez ahora si lo haga. Y por tercera vez, en el congreso de Colombia, cuando la Cámara de Representantes tuvo a bien condecorar con la Orden de la Democracia a la Obra Social Promoción de la Familia Obrera Juan XXIII y a la Corporación Universitaria del Meta, en compañía de otras distinguidas obras de nuestra comunidad.

 

Para honrar su memoria la Corporación Universitaria del Meta le ha colocado a su nueva sede, a la vuelta de la esquina de su amado Colegio de la Sabiduría, Hermana Alfredo de San Marcos.

 

Hermanas María Adela Barragán, José Medardo, Clementina Contreras, María de la Inmaculada Benedicta de la sagrada Familia, con la mano trémula de la emoción copio estas sagradas palabras del libro que por siempre acompañó a mi señora madre: La novena a Nuestra Señora de la O de Morcá:

 

¡Oh Virgen Santísima!

Después de vagar de una parte a otra, buscando alivio a mis quebrantados, remedio para las innumerables necesidades que me aquejas y, sobre todo, la que hoy me martiriza y preocupa hasta el punto de robar a mis ojos, el sueño, y a mi alma, la tranquilidad que me he menester para no sucumbir en la vida; después de acudir a cuantos medios pude descubrir y estimé eficaces para conseguir lo que creo que necesito de manera inaplazable; después de todo esto, desilusionado, abatido y con las manos vacías, acudo al fin a ti,

¡Oh Virgen Santísima de la O!

¡Señora de la Buena Esperanza!

¡Madre de Misericordia!

¡Consuelo de los afligidos!

 

En este edificio actualmente funciona el Vicerrectorado de Postgrados.

 

Edificio "Carlina Orjuela"

En homenaje a doña Carlina Orjuela, quien nació en Rionegro (Venezuela) cerca 1830 y falleció en Orocué (Casanare) en 1918. Es el tronco de importantes familias llaneras. Este nombre es un homenaje a la Juanas del Ejército Libertador, a la mujer llanera, aquella mujer silenciosa y abnegada que desde tempranas horas está de pie haciendo el guarulo y las cachapas para la peonada. Que detrás de un fogón son capaces de alimentar un ejército. Que crían los niños, los cerdos y las aves de corral al unísono. Que lavan y zurcen entonando tonadas y cantando canciones que ella crea y que nadie más escucha. A esa mujer capaz de hacer empresa y que se destaca en la actividad comercial. Capaz de exportar plumas de garza, sarrapia y aceite de seje a Europa. Capaz de manejar su cuenta bancaria en el Deutchland Bank y librar contra él documentos. Capaz de levantar su familia en la viudez, en fin, capaz de hacer el llano. A esa mujer que son todas nuestras abuelas, La Corporación Universitaria del Meta, se descubre y con la cabeza gacha musita, muy quedo, un avemaría y unas gracias.

 

En este edificio se encuentran aulas y la Sala de Audiencia “Jorge Eliecer Gaitán”.



Corporación Universitaria del Meta | Vigilada Mineducación / Personería jurídica Resolución N°. 12249 del 5 de agosto de 1985.
Institución Universitaria Villavicencio - Meta.
Contacto: intic@unimeta.edu.co Números de atención: (8)6621825 Ext 141 - 101.
Horarios de atención: Lunes a Viernes de 8:00 am. a 1:00 pm. y de 3:00 pm a 7:00 pm. Sábados de 9:00 a. m. a 12:00 m. 
Teléfonos de Promoción  322 - 8488208 / 322 - 8488209 / 322 - 8488204 
 
©2021 © CORPORACIÓN UNIVERSITARIA DEL META (UNIMETA). Todos los derechos Reservados

Search